Semillas de sésamo

Es uno de los cultivos más antiguos de la humanidad
Son semillas oleaginosas que aportan lecitina, un gran nutriente de las células cerebrales y el nervio óptico.
Tienen ácidos grasos que mantienen fluida la sangre y así a disolver el colesterol malo.
Aporta calcio de muy buena absorción para el organismo, ayudando a prevenir la osteoporosis.
Contiene fósforo y vitamina B3 y E (un antioxidante natural).
Hay diversas clases de semillas, blancas, rosadas, castañas, siendo el sésamo negro, el que más hierro contiene.
Es importante tomar el sésamo integral ya que el blanco contiene más aceite.
Consumir crudo y molido porque así se favorece a su absorción. Es muy difícil masticarlas y si no se trituran hasta convertir en pasta, no son bien asimiladas y se eliminan con la materia fecal, por eso se recomienda el gomasio (sal de sésamo), hecho con sésamo ligeramente tostado, triturado y mezclado con un poco de sal marina. El gomasio sirve para emplear menos sal sin perder el sabor de los alimentos.
Una vez molidas, se deben consumir en el día o como mucho en 2 ó 3. Si se tuestan, hacerlo en una sartén en seco y ligeramente ya que los ácidos grasos se alteran por el calor.
La cantidad aconsejada es de 2 cucharadas por día y se pueden espolvorear por el alimento que se desee (excepto en cítricos).
Por su aporte de Zinc, previene la esterilidad en el hombre.

Sed felices

No hay comentarios: