Ramadán y salud

El ayuno durante el mes de Ramadán, además de ser comunal también es voluntario y la ingesta de alimentos no debe variar considerablemente en relación a la dieta diaria normal, pero debe ser lo más simple posible, con una dieta equilibrada que mantenga los beneficios del Ramadán y éstos son los siguientes:

Espirituales:
Este es tiempo para la oración, la adoración, la reflexión, la devoción, la contemplación de una dedicación sincera, que busca la cercanía a Dios.

Físicos:
El sistema digestivo recibe un descanso durante este período y es una excelente oportunidad para reducir el peso, ya que el metabolismo basal del cuerpo disminuye conduce a la utilización eficiente de la grasa. Hay una disminución de azúcar en la sangre, junto con los lípidos.

Psicológicos:
Ayuda a mejorar la propia fuerza de voluntad y cultivar el control, paciencia y disciplina mental. Al recitar los pasajes de la Santa Sede y la memorización de los versos. El ayuno conduce a la tranquilidad de corazón, la mente y alma al mismo tiempo que ayuda a superar las emociones y comportamientos hostiles o indeseables.

Sociales:
El Ayuno Comunal crea un espíritu de pertenencia social y la unidad de una declaración pública de la fe. Es de tener muy en cuenta que existen peligros al realizar ayunos como; la deshidratación, estreñimiento, debilidad, cansancio, dolor de cabeza, desmayo, acidez gástrica, calambres musculares y la indigestión, por lo tanto se debe tomar los recaudos necesarios, con una correcta nutrición previa.

Comer una dieta bien balanceada mantiene el sistema digestivo en orden, así el consumo de alimentos que sean de digestión lenta, van a brindar menor sensación de hambre, junto a un alto consumo de líquidos en la noche permite que el contenido de agua del cuerpo pueda adaptarse a tiempo, para los días de ayuno


Viviendo Sanos

No hay comentarios: