MENOS DESPILFARRO

Sin subvenciones y ayudas a dictadores, el Estado se ahorraría 30.000 millones

¿Hay alternativa a la subida de impuestos que plantea el Gobierno? El Ministerio de Economía trabaja a marchas forzadas con sus socios parlamentarios con el fin de presentar unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2010 más equilibrados a los del presente ejercicio. Y es que, el déficit público amenaza con dispararse hasta el 12% del PIB (unos 120.000 millones de euros) en 2009.

Urge reducir la brecha entre ingresos y gastos para poder cumplir en 2012 con el objetivo de estabilidad presupuestaria que marca la UE (un déficit máximo del 3%). Para ello, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha propuesto reducir el déficit entre 25.000 y 30.000 millones de euros en 2010. Es decir, recortar en algo menos de un tercio el desequilibrio de las cuentas públicas.

¿Cómo? Economía trabaja en la presentación de la mayor subida de impuestos de la historia de España (unos 1.000 euros extra por contribuyente). Hacienda pretende recaudar más de 15.000 millones de euros adicionales, que se traducirá en un aumento de la presión fiscal del 1,5% del PIB. Por otro lado, ha puesto en marcha un recorte del gasto que supondría entre 12.000 y 15.000 millones de euros.

La ministra de Economía, Elena Salgado, pretende suprimir la deducción de 400 euros en el IRPF aplicada este año (4.500 millones), así como subir dos puntos el IVA -del 16% al 18%- para recaudar otros 5.000 millones, aumentar el impuesto sobre plusvalías del 18% al 20% (otros 500 millones), así como nuevas subidas en Impuestos Especiales (alcohol, tabaco e hidrocarburos).

Sin embargo, Economía teme que ni con tales incrementos llegue a recaudar los 15.000 millones previstos. Por ello, no se descarta subir el IRPF a las rentas altas (quienes ganan más de 60.000 euros brutos al año). Según la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), elevar el tipo máximo del IRPF del 43% al 50% supondría otros 1.299 millones de euros para las arcas del Estado. Además, ERC, IU, BNG y Nafarroa Bai, socios minoritarios del Gobierno, presionan a Salgado para que suba el IRPF a las rentas altas.

Presiones para subir el IRPF a las rentas altas

Además, el secretario general de UGT, Cándido Méndez, pidió este viernes al Gobierno que vaya más allá de meros retoques fiscales y reconsidere de forma general el sistema impositivo, recuperando el principio de que "quién más tenga que más pague".

En declaraciones a Punto Radio recogidas por Europa Press, el líder sindical indicó que, desde el momento en que España ha dejado de ser receptor de fondos europeos para empezar a aportarlos, tener una presión fiscal seis puntos porcentuales por debajo de la media de la UE significa "vivir por encima de las posibilidades" y en una situación "insoportable". "No estoy de acuerdo con el planteamiento del Gobierno de tomar dos o tres medidas para mejorar la recaudación. Hay que hacer una reconsideración general del sistema impositivo".

A ello, se suma la posibilidad de crear nuevos impuestos verdes y subir Sucesiones y Donaciones a partir de 2010. En definitiva, una profunda reforma del actual sistema fiscal con el objetivo de paliar el despilfarro público llevado a cabo hasta el momento por el propio Ejecutivo bajo el argumento de "estimular" la economía. No obstante, el Estado está gastando el doble de lo que inngresa.

Visto lo visto, la factura fiscal podría ser, incluso, muy superior a lo anunciado inicialmente por Zapatero. Llegados a este punto, ¿existe alternativa a la subida de impuestos? Un simple repaso por los PGE de 2009 refleja la ingente cantidad de recursos públicos que son destinados a actividades improductivas año tras año.

Así, el Gobierno se podría ahorrar casi 20.000 millones de euros eliminando ministerios innecesarios, subvenciones improductivas, cursillos para parados que no logran recolocar trabajadores y ayudas a dictadores del Tercer Mundo.

Unos 20.000 millones de euros que, sumados a los cerca de 10.000 (tirando por lo bajo) que plantea reducir Zapatero y que, por lo tanto, el propio Gobierno no considera imprescindibles (recortes en Innovación y Tecnología, Industria y Fomento) permitiría ahorrar al Estado más de 30.000 millones de euros. Y ello, sin necesidad de subir o crear ningún impuesto en 2010.

Además, prolongar este ajuste hasta 2012, permitiría reducir la brecha en casi 90.000 millones de euros, por lo que el déficit público se situaría en el entorno del 3% del PIB requerido por Bruselas para esa fecha.

Los cerca de 20.000 millones de euros de recorte adicional afectarían a las siguientes partidas, ninguna de ellas estimada como básica o fundamental para el mantenimiento del Estado de Bienestar (Educación, Sanidad, paro o prestaciones de la Seguridad Social), ni las funciones básicas del Estado (Defensa, Seguridad interior y Justicia, entre otras funciones):

1. Ministerio de Cultura: 414 millones de euros

Cooperación, promoción y difusión cultural en el exterior (18,7 millones); Promoción y cooperación cultural (48,1); Promoción del libro y publicaciones culturales (16,01); Fomento de las industrias culturales (27,08); Música y danza (125,64); Teatro (54,9); Cinematografía (124,22 millones)

2. Ministerio de Exteriores: 2.919 millones de euros

Cooperación para el desarrollo (2.808 millones de euros), que consiste en la concesión de millonarias ayudas públicas a países subdesarrollados o en vías de desarrollo que, en la mayoría de los casos, carecen de sistemas demócraticos consolidados; Cooperación, promoción y difusión cultural en el exterior (111,9).

3. Ministerio de Vivienda: 1.617 millones.

4. Ministerio de Igualdad: 140,9 millones.

5. Imprevistos y funciones no clasificadas: 2.094 millones. Es una partida que sirve como cajón de sastre, ya que el Gobierno emplea estos fondos de modo arbitrario.

6. Ministerio de Industria: 4.425 millones

Desarrollo industrial (517,3 millones); Reconversión y reindustrialización (754,2); Desarrollo alternativo de las comarcas mineras del carbón (280,3); Explotación minera (749,5); Normativa y desarrollo energético (80,4); Promoción comercial e internacionalización de la empresa (651,3); Ordenación y modernización de las estructuras comerciales (28,9); Coordinación y promoción del turismo (769,5); Apoyo a la pequeña y mediana empresa (134,5); Infraestructuras en comarcas mineras del carbón (460 millones).

7. Ministerio de Fomento: 908, 7 millones

Subvenciones y apoyo al transporte terrestre (737,7); Subvenciones y apoyo al transporte marítimo (114,049); Subvenciones al transporte extrapeninsular de Mercancías (57 millones).

8. Ministerio de Trabajo: 7.577 millones

Cooperación para el desarrollo (3,7 millones); Fomento de la inserción y estabilidad laboral (7.574 millones de euros), que consiste en la celebración de cursos para parados, normalmente gestionados por los sindicatos, y cuya eficacia para recolocar parados es casi nula, y en todo caso, muy inferior a la de las empresas de trabajo temporal (ETTs), según los expertos.

TOTAL: 20.095 millones de euros.

(Pinche en la imagen para ampliar)

Para ponerlo en perspectiva, estos 30.000 millones de euros de gasto superfluo y prescindible (tanto el que propone eliminar el Gobierno como los anteriores 20.000) habrían permitido reducir en el año 2008 el IRPF a casi la mitad o el IVA un 62% o, en su caso, eliminar completamente los impuestos especiales (gasolina, alcohol, tabaco...) o el Impuesto de Sociedades. Las cifras muestran, por consiguiente, los impuestos extraordinarios que hemos estado pagando durante años los españoles para financiar todas estas partidas presupuestarias prescindibles.

Fuente: M. Llamas / J. R. Rallo

No hay comentarios: